El País, 26-1-11