El País, 30-12-08